Connect with us

Comunales

Confirman que agrícola de Andrónico Luksic extraía agua sin permiso desde un sector de Paihuano

Publicado

el

El panorama de escasez hídrica y sequía que enfrentan los pequeños productores del Valle del Elqui, comuna de Paihuano, se ha visto incrementado por las acciones de una empresa agrícola de Andrónico Luksic, que se encontraba extrayendo agua del Río Claro sin autorización.

En diciembre pasado un grupo de agricultores de la zona denunció que,en el Fundo Cerrito, donde opera la compañía Agrícola El Cerrito, propiedad del multimillonario empresarioy que se dedica a la producción de uva de exportación,había un punto de extracción de agua irregular.

Esta información pudo ser corroborada, tal y como reveló CIPER en un reportaje publicado este viernes 19 de enero.

Según reveló este medio, el lunes 21 de diciembre de 2020, Horacio Hevia, presidente de la Junta de Vigilancia del Estero Derecho (uno de los afluentes del Río Claro, que después se convierte en el Río Elqui), recibió una carta de los regantes agrupados en el Canal Asiento, quienes poseen derechos de aprovechamiento del agua del estero, en la que denunciaban que en el borde del lecho, a la altura del Fundo Cerrito-propiedad de la Agrícola El Cerrito, de Luksic-, existía un estanque artificial para acumular agua, junto con una cañería y una máquina para extraerla..

“Nos pudimos percatar de que este estanque tiene instalada una bomba de impulsión de app 50 Hp que está sacando agua (…) de manera constante lo cual hace bajar el caudal de agua de Estero Derecho de manera importante y afectando el volumen de aguas de canal Asiento”, acusaron los regantes del Canal Asiento.

También señalaron que pudieron comprobar los efectos de la bomba sobre la disponibilidad de agua, durante un día en que hubo un corte de electricidad en la comuna y la bomba de impulsión no pudo funcionar: “los caudales tanto del Estero Derecho como del Canal Asiento se estabilizaron de acuerdo con los registros de mediciones de caudal que manejamos”, afirmaron en la carta.

Esta denuncia se pudo comprobar también a través de un video grabó Sergio Alemparte, accionista del Canal Asiento, en el cual se puede apreciar que en el lecho pegado al Fundo El Cerrito, instalada a una orilla, se puede apreciar la bomba de impulsión deAgrícola El Cerrito, cubierta por una reja de color verde, la cual según información aportada por la propia empresa de Andrónico Luksic estaba regulada para extraer 100 litros por segundo.

Protestas de los agricultores

Con el trascurrir de los días la situación recrudeció  y el  pasado 8 de enero se realizó una caravana en la comuna de Paihuano para exigir  el acceso igualitario al agua y el término de la protección para quienes hacen uso indebido de ella.

Esta manifestación se repitió cuatro días, y posteriormente el 23 de enero los pequeños agricultoes llegaron hasta el frontis de la casa que tiene Andrónico Luksic cerca de Pisco Elqui, donde desplegaron un lienzo en el que se podía leer: “Cuando defiendes el agua, defiendes la vida”.

La tensión en la zona cada vez es mayor debido a la intensa sequía registrada en la zona, por lo que los agricultores del Valle del Elqui –y de los valles de Choapa y Limarí–  se han mantenido en las calles protestando como parte de la “Caravana por el Agua”. De hecho el  pasado 2 de febrero se manifestaron en el frontis de la Intendencia de Coquimbo.

Su reclamo es más que válido, tomando en consideración que en noviembre de 2018 la Dirección General de Aguas (DGA) declaró la Región de Coquimbo “zona de escasez hídrica”, mientras que el estero Derecho, donde Agrícola El Cerrito instaló-sin permiso- su bomba de extracción de agua, cruza la comuna de Paihuano, sector que también está sujeto al mismo decreto de emergencia. 

Adicionalmente, el último Boletín de Información Pluviométrica, Fluviométrica, Estado de Embalses y Aguas Subterráneas de la DGA, publicado en enero, reveló que los niveles de los caudales del Río Elqui presentan una disminución del 90% respecto del promedio histórico del mismo mes (1981-2010).

Agrícola de Luksic reconoce la falta y retira la bomba

La denuncia que los regantes del Canal Asiento enviaron por carta a la Junta de Vigilancia el 21 de diciembre de 2020, tuvo respuesta casi un mes después (el 20 de enero 2021).

En el texto., Horacio Hevia, presidente de la Junta,  le respondió a los canalistas que “efectivamente existía una acumulación de agua en el estero, la cual era impulsada por una bomba (…) a los estanques de acumulación de dicho fundo” (El Cerrito, de Luksic), y dejó claro que “dicha acumulación se hizo desarmar para el flujo de agua”.

La bomba y el estanque artificial para acumular agua, instalados en el lecho del caudal en el Fundo El Cerrito, fueron retirados  luego que  los regantes advirtieran del hecho a la junta de vigilancia.

“La desinstalamos (la bomba) apenas la Junta de Vigilancia nos hizo ver que, si bien no captaba más agua de la que nos corresponde por nuestros derechos en la cuenca, se encontraba en un sector inadecuado”, reconoció Rodrigo Santander, gerente de la empresa agrícola de Andrónico Lusik.

Según Horacio Hevia, el administrador del fundo lo llamó directamente y le dijo que la bomba ya había sido sacada.

Aunque el gerente admitió que eran los dueños de la bomba, también afirmó que no tenían relación con la poza que se armó para acumular el agua.

Según Santander “ese estanque artificial se encuentra ahí desde mucho antes que El Cerrito comprara los primeros terrenos hace casi 30 años. Antiguos habitantes de la zona nos han dicho que se utilizaba para el baño de animales, particularmente de caballos”.

Santander reconoció que la bomba no contaba con autorización de realizar extracción, por lo que decidieron  desinstalarla una vez “que la Junta de Vigilancia nos informó que estaba ubicada en un lugar inadecuado,

“Todos nuestros puntos de captación se encuentran debidamente registrados y autorizados”, aclaró.

No obstante, para el presidente de la Junta de Vigilancia. Horacio Hevia, la instalación de la bomba no fue legal.

“Yo podría decir que no es legal, salvo que el directorio anterior le haya dicho “ya ponga esta cuestión mientras tanto hay agua y como hay harta agua”, pero eso a mí no me consta. Nadie puede poner una bomba en el río, nadie. Ni él, ni yo, ni una bomba de media pulgada o de ningún tipo”, afirmó a CIPER.

¿Hubo infracción?

Pese al retiro de la bomba de extracción, ningún antecedente fue remitido a la Dirección General de Aguas (DGA), el organismo del Ministerio de Obras Públicas encargado de fiscalizar y visar la instalación y traslado de estos equipos.

“El artículo 163 del Código de Aguas señala que todo traslado del ejercicio de los derechos de aprovechamiento en cauces naturales deberá efectuarse mediante una autorización del Director General de Aguas (…) La DGA debe autorizar el traslado si se verifica que no se vean afectados los derechos de terceros y exista disponibilidad de agua en el nuevo punto de captación”, reza una minuta enviada desde la institución al citado medio.

Consultado sobre si la empresa agrícola de Andrónico Lusik incurrió en alguna infracción al colocar la bomba, el abogado Ezio Costa, director ejecutivo de la ONG Fima y profesor de Derecho de Aguas en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, señaló: “Posiblemente hay dos infracciones. La primera, es la captación en un punto distinto del que considera el Derecho de Aguas. Aun cuando la agrícola tenga derechos de aguas en el estero, esos derechos tienen un punto de captación específico y para cambiarlo se requiere seguir un procedimiento”.

A juicio del abogado Costa la empresa debería ser sancionada por la DGA. “Si no se hizo el procedimiento y se está extrayendo en un punto diferente, me parece que al menos corresponde que la DGA inicie un procedimiento sancionador, considerando que es su deber que se cumpla con las normas del Código”, dijo.

Sobre el estanque de acumulación de agua donde estaba instalada la bomba, el abogado indicó a CIPER que también se requiere de un permiso y que “corresponde que la DGA comience también en este caso un procedimiento administrativo que podría conducir a multas más altas”.

¿Cuánta agua se extrajo en 15 años?

Desde la Agrícola El Cerrito mantienen que no han consumido más agua de la que les corresponde.

En un cálculo sobre el consumo de agua que enviaron a CIPER, precisaron que “entre agosto y diciembre de 2020, periodo de riego de las plantaciones, utilizamos 118.644 m3 de la cuenca del Río Estero Derecho, incluyendo el consumo de la bomba que fue removida en diciembre del año pasado. Esta cifra equivale a 183 acciones, lo que es sustancialmente menor a las 382,75 acciones que poseemos en esta cuenca”.

Sin embargo, varios productores de la zona señalaron que la bomba de extracción de agua instalada por la empresa agrícola en el Estero Derecho (afluente del Río Claro) permaneció allí por un lapso aproximado de 15 años, un dato que no fue refutado por El Cerrito.

“Esta antigua bomba funcionaba de forma muy esporádica cuando el río traía mayor abundancia, y su aporte representa en torno al 5% del total del consumo de agua para riego de la Agrícola. Actualmente, como hemos hecho ver a las respectivas directivas de los canales, no estamos recibiendo de éstos el agua que nos corresponde, no solo producto de la escasez hídrica, sino por posibles captaciones irregulares que se estarían produciendo aguas arriba, por lo que insistiremos en que se refuerce la fiscalización para evitar que este problema siga afectándonos a nosotros y a otros agricultores” afirmó a CIPER, Rodrigo Santander, gerente de operaciones de la agrícola, propiedad de Luksic.

Productores afectados

Los productores del Valle del Elqui denuncian que la falta de agua afecta el cultivo de uvas.

Francisco Zepeda Rodríguez , es el mayor accionista del Canal Asiento, lo que le permiten regar sus plantaciones de lunes a jueves mediante un sistema de riego por goteo.

Sin embargo, señaló que la escasez del vital líquido ve reflejada en que “no sacas uvas de buen calibre, uvas grandes que te pesen. Ya la uva es más liviana, tú a una parra le dejas entre 30, 40 racimos de uva y ya no te sale la misma cantidad como cuando tenías un buen riego”.

En declaraciones a CIPER explicó que antes de la crisis hídrica, el agricultor vendía uvas de mesa a empresas de exportación que la distribuían a nivel nacional e internacional..

“Un racimo te puede pesar 400, 500 gramos, pero en estos casos, como está un poco más deshidratada y con los calores que hacen acá, la uva se pone muy liviana. Y como el agua no se da en las mejores condiciones, tú no sacas uvas de buen calibre”, dijo.

Como consecuencia de la falta de agua, Zepeda indicó que debió dedicar sus plantaciones a la producción de pasas, aunque aclaró que en su caso  la situación aún no se ha convertido en catástrofe porque posee suficientes acciones del canal, lo que le permite “acceder a un flujo de agua que lo salva”.

Sin embargo, hay agricultores que apenas  pueden regar unas cuantas horas un solo día a la semana. Uno de estos casos es el de los hermanos  Macuada Rojas, quienes heredaron un terreno de casi dos hectáreas, que es atravesado por el Canal Asiento, y en el cual cultivan parras de uva pisquera.

 “Hay días que el canal trae agua y hay días que trae muy poca. Antiguamente, cuando uno regaba, siempre dejaba un realce hacia los demás, ahora al Turnero que le toca, corta toda el agua y deja el canal en seco”, relataron.

Sumarios en El Valle del Elqui

El caso de la bomba de extracción instalada en el Estero Derecho no es único caso controversial en que se ha visto involucrado el empresario Andrónico Luksic y su familia en la región del Valle del Elqui.

La agrícola del mayor de los Luksic ha enfrentado dos sumarios sanitarios durante los últimos años. Desde la Seremi de Salud de Coquimbo señalaron a CIPER que ambos sumarios tuvieron “relación con la normativa de salud laboral y la normativa de sustancias peligrosas y el manejo de plaguicidas”

Asimismo, los habitantes de región han denunciado que el uso de los agrotóxicos  por parte de las empresas agrícolas ha perjudicado su salud, y en especial la de un grupo de estudiantes de una escuela. Sin embargo, en la Seremi confirmaron al citado medio que la empresa de Luksic no aparece mencionada en la investigación respectiva.

Seguir leyendo
Comentarios

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Lo más leído